A Gerónimo le despierta su teléfono y oye una voz diciéndole ¡despierta!

Cuando llega a la oficina se da cuenta que no hay nadie trabajando y que en su despacho solo hay una mesita y un taburete. Resulta que su abuelo lo había vendido todo y había echado a los empleados. Él le dice que se ocupara la familia Stilton.

Su abuelo le manda ir a hacer una entrevista a un científico en Egipto, pero, como era previsto, su abuelo compró el billete más barato que podía.

Cuando llegó, el científico le dijo que había hecho posible que con los desechos de los dromedarios se pudiera hacer electricidad, pero que había un ingrediente secreto.

Luego le lleva a la pirámide de queso donde se transforma la energía.

En un pasillo de la pirámide el profesor se cae y se queda inconsciente, entonces Gerónimo se asusta. Más tarde el profesor se despierta, pero no recuerda el ingrediente secreto.

La vuelta a la Isla de los Ratones la hace en barco, pero Gerónimo se marea mogollón.

Al final los trabajadores volvieron al Eco del Roedor, pero el científico siguió sin acordarse del ingrediente secreto.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.